Oh My God! Café

Todos los días, de camino a la universidad, paso por la calle Grimaldo del Solar para entrar a Diez Canseco y, acto seguido, a la Vía Expresa. En ese trayecto, Oh My God! siempre me jalaba el ojo, tanto por su nombre como por lo bonito del local por fuera.

Como comprenderán, tarde o temprano iba a caer ahí.

Por dentro está muy bien decorado, con variedad de fotos en blanco y negro, así como espejos en paredes y techos que dan amplitud al local. Te recibe una pizarra anunciando que tienen una “Hora del lonche” que, por s/.25 soles, te incluye una bebida, un sándwich y un postre de la vitrina (excepto los cheesecake).  Por supuesto, eso pedimos.

El jugo de piña estaba muy rico, no hay pierde con la fruta. Puedes elegir cualquiera de los jugos clásicos (piña, naranja o papaya) y cualquiera de los sándwiches clásicos. Nosotras pedimos butifarras, que te traen con zarza criolla y acompañadas de mayonesa o ají de la casa. Estaban excelentes.

Butifarra

Después de la butifarra, nos acercamos a la vitrina para chequear qué podían ofrecernos como postre. Si bien la variedad no es tan amplia, tenían una torta de chocolate amelcochada sin gluten (es decir, apta para celiacos) que se veía interesante. Mi amiga la pidió y le di una probada: Buenísima.

Por otro lado, mi torta de chocolate estaba rica, pero no excepcional. En Lima y tratándose de este postre, la competencia es dura. No diría que fue la mejor que haya probado. Tampoco estaba mala, era… buena. Solo eso.

Torta de chocolate amelcochada
Torta de chocolate clásica

La atención era buena. El mesero era agradable y rápido. No diría que es lo más destacable de Oh My God, pero es buena.

¿Puntajes?

Productos: 7/10

Atención: 7/10

Instagrameable: 7/10

Cumple con las tres Bs:  7/10

Otros datos importantes:

Se encuentra en Grimaldo del Solar 168, Miraflores. Los precios son accesibles para la zona: Los sándwiches van desde los s/.10 hasta los s/.20, los postres no pasan de los s/.12 y las bebidas son también baratas. Las porciones son grandes, sobre todo las de los sándwiches.

Tienen menú de almuerzo, opciones de desayuno y hora del té. No hay excusa para no ir en algún momento del día.

La Santina

En honor a la verdad, esta no era la cafetería sobre la que tenía pensado hablar, pero me perdí y terminé entrando de puro curiosa, porque el local por fuera es muy llamativo.

Me recibieron con mucha buena onda, indicándome que en el segundo piso del local podría encontrar un enchufe para conectar mi laptop, me ubicaron, me dieron una carta y yo feliz. Buena música, ambiente iluminado, colores cálidos, decoración bonita. ¿Qué más podía pedir de una cafetería a las 11:30 de la mañana?

La carta es muy, muy variada y los precios van desde lo razonablemente barato a lo medianamente caro. Tienen opciones de desayuno a una media de s/.24, platos para almorzar, piqueos a precios razonables (s/.12 a s/.16), pasteles salados y una excelente variedad de postres (entre los s/.6 y los s/.11) En suma, tienen un poco de todo y para todas las billeteras.

Quiche capresse con espinaca

Como era casi mediodía y había caminado un buen rato, tenía bastante hambre. Comencé con este quiche capresse (s/.10), relleno de tomate confitado, albahaca y queso mozzarella, que estaba excelente. Sabor suave, las espinacas con aceite de oliva complementaban bien y, a pesar de ser una porción pequeña, es contundente. Me llenó, al punto que me arrepentí un poco de haber pedido postre y café junto al quiche.

Mokaccino y Carrot cake

El mokaccino (s/.9), presentado en una taza de loza grande, estaba suave y predominaba un poco el sabor a chocolate. No me molestó, pero extrañé el toque especial que da el café a esta bebida. Sin embargo, estaba sabroso y espeso, dulce, y venía acompañado tanto de Stevia como de azúcar rubia. Bonus: Viene con galleta.

De entre la gran variedad de postres de la carta, la mesera me recomendó el Carrot cake (s/.11) de la casa y no me arrepiento. Como dije en otro post, este es uno de mis postres favoritos y soy muy exigente. Nuevamente, no me sentí decepcionada. Bizcocho húmedo con trozos de frutos secos y abundante queso crema. Los sabores armonizaban muy bien, el bizcocho estaba suavecito y las nueces le daban un crocante especial. Buenazo. Lo único que podría reprochar, es que el decorado de queso crema estaba un poco fuerte, pero si lo mezclabas con el resto, complementaba super rico.

La atención también fue excelente. En todo momento fueron amables, respondieron mis dudas y me hicieron recomendaciones. Me recibieron y despidieron con sonrisas amables y eso, más que nada, fue lo que me convenció de volver más seguido.

Puntajes:

Productos: 9/10

Atención: 9/10

Instagrameable: 8.5/10

Cumple con las tres Bs: 8/10

Datos importantes:

Se ubica en la Av. La Encalada 914, Santiago de Surco. Tienen estacionamiento privado, lo que es un pro. El rango de precios es super amplio. Abren desde el horario del desayuno, 7 a.m., hasta terminada la cena, 11 p.m. Recomendado al 100%

Café 347

De vez en cuando, con mi novio vemos un restaurante y decimos “a este vamos a ir”. Eso nos pasó con este cafecito, nos llamaba la atención por su decorado y las mesitas iluminadas con velas, entonces decidimos ir.

No fue nuestra mejor idea.

Explorando la carta, nos dimos con la sorpresa de que tienen una variedad media-baja de opciones. Empanadas, tamales, sándwiches y unos cinco o seis dulces. Después de eso, vienen los cheesecake -de los que sí tienen una asombrosa oferta-, que a mi parecer no justifican los s/.15 o s/.17 soles que cobran: Son pequeños, horneados y un poco… básicos.

Sin embargo, no hay que restarle mérito a las bebidas. Su jugo de piña estaba fresco, dulce y bastante rico. Mi chocolate caliente estaba en el punto exacto entre amargo y dulce, pues me encanta cuando preparan esta bebida con chocolate amargo, y en verdad quedaba muy, muy bien.

En cuanto a la comida, yo soy de la idea de que un tamal no tiene pierde. Es delicioso, es sencillo, es una comida tan familiar que muchas veces lo pasas de largo en la carta. ¿Qué tal estaba? No era el mejor que he probado en mi vida, pero como dije, es prácticamente imposible que un tamal esté malo.

La empanada de mi novio, por otro lado…

Masa seca, por ahí ya empezamos con el pie izquierdo. Parecía que había estado guardada varios días. Relleno escaso. La comparamos con las empanadas del Tambo (que son EXCELENTES) y no había ni punto de discusión. Encima, la del Tambo es más barata.

En cuanto a la atención, regular. Ni buena ni mala. Quizá porque era domingo en la noche y querían que nos fuéramos, quizá porque los dos meseros no estaban en su mejor momento.

En síntesis:

Productos: 6.5/10

Atención: 6/10

Instagrameable: 8/10

Cumple con las tres Bs: 6/10

Otros datos importantes:

Se ubica en la calle Diez Canseco 347. El rango de precios va entre los s/.4 las empanadas y s/.17 soles los cheesecake. Las bebidas oscilan también entre un rango de s/.5 y s/.12 soles. Tienen menú de almuerzo, que es un punto a favor.

Bendito café

Para mí, una de las cosas más importantes de un local es la atención. Si la comida es buena, pero la atención mala, pienso dos (e incluso tres) veces si realmente quiero volver a ir. Total, viviendo en Lima, lo que sobra son restaurantes o cafés con comida buenaza.

Ese no es el caso de Bendito café. Ubicado en la primera cuadra de Conquistadores, un día lo descubrí porque mi novio trabaja a la vuelta y yo estaba haciendo hora mientras lo esperaba. 

La entrada del local

Me pedí un capuccino y, por sugerencia del barista, un cake pop. Y de verdad que la combinación fue más que rica. El café era fuerte, se sentía el aroma y el cake pop tenía un toque de licor que le daba cierto encanto. Era diferente. Era rico. Era barato.

Volví a pasarme otro día y probé la torta de zanahoria. Soy medio exigente con este postre en particular, porque es uno de mis favoritos y, ¡oh, sorpresa!, también estaba buenazo.

Torta de chocolate y diferentes queques, todos elaborados artesanalmente

Podría seguir así, mencionando todos y cada uno de los postres de la vitrina, las focaccias, el affogato, el café, y cualquier otro producto que ofrece este acogedor local. Cumple con las tres Bs, fijo: Es bueno, es bonito y es barato (entendiendo barato, obvio, para estar en el corazón de San Isidro).

Las galletas, suavecitas, de avena con arándanos o chocochips

La atención es excelente también. Las ventajas de los locales chiquitos es que se vuelven familiares, y más si el trato es ameno, como es el caso. Te hacen sentir como en casa, se preocupan por saber qué tal va tu orden y toman muy en cuenta las opiniones de sus clientes. La verdad es que hasta hoy vuelvo seguido.

Puntajes:

Productos: 8.5/10

Atención: 10/10

Instagrameable: 8/10

Cumple con las tres Bs: 9/10

Otros datos importantes:

Se ubican en Conquistadores 139 y pueden encontrarlos en Facebook e Instagram como Bendito Café. El rango de precios va de los s/.3 un cake pop hasta s/.12 el cheesecake en los postres; el café y las bebidas también van entre los s/.6 y los s/.12 soles. Tiene promociones para desayuno y almuerzo, que también van entre los s/.10 y s/.20 soles.