Kulcafé

Después de una caminata y una larga mañana, entré a este local de puro agotamiento a la hora de almorzar. Por fuera no es muy llamativo. Más bien, es un poco oscuro. Curiosamente, por dentro es muy bonito.

Lo primero que captó mi atención fue la música: Eran covers en alemán. El menú, además, tenían variedad de bocadillos de este país. Después de unos minutos,  me di cuenta… había caído en un café germánico.

Para almorzar, tienen una promoción de s/.20 que incluye una pasta o una ensalada más un smoothie del día. Tras unos minutos de inspección de la carta, me decidí por una pasta con espárragos, crema de leche, champiñones, salame, mozzarella y cebolla blanca. El sabor era super ligero y no terminabas harto de la pasta. Le eché un poco de aceite de oliva y pimienta, y quedó excelente.

El smoothie era de espinaca con un mix de frutas y, a pesar de mi recelo inicial, terminé por disfrutar de una bebida sabrosa, refrescante y sana.

Para cerrar, me pedí un brownie cheesecake de nutella con una bola de helado de vainilla (s/. 11 en total) tras un largo escrutinio a la carta. Los postres van desde los s/. 4.50 (triángulo de almendras, un tradicional dulce alemán) hasta los s/. 8 que cuesta mi brownie. Si bien sonaba a que iba a comer el mejor postre de mi vida… Me arrepentí de no haberme pedido el triángulo de almendras o el crumble de manzana. Estaba rico, pero le faltaba un poco para pasar al siguiente nivel de postres

Por el lado de la atención, ninguna queja. El mesero super pilas, amable, dispuesto a darte una mano con la carta. En serio, pienso volver, porque de verdad fueron todos muy buena onda.

¿Puntajes?

Productos: 8/10

Atención: 9/10

Instagrameable: 9.5/10

Cumple con las tres Bs: 8/10

¿Qué más necesitas saber?

Se encuentra en la calle Bellavista 370, Miraflores, a una cuadra del Wong de Bajada Balta. Tiene este menú de almuerzo riquísimo, variedad media de postres y los precios son razonables. No es barato, ojo, pero en relación a la calidad, creo que está perfecto. Si tienes predilección por la comida alemana (como es mi caso), vas a estar feliz.