Café 347

De vez en cuando, con mi novio vemos un restaurante y decimos “a este vamos a ir”. Eso nos pasó con este cafecito, nos llamaba la atención por su decorado y las mesitas iluminadas con velas, entonces decidimos ir.

No fue nuestra mejor idea.

Explorando la carta, nos dimos con la sorpresa de que tienen una variedad media-baja de opciones. Empanadas, tamales, sándwiches y unos cinco o seis dulces. Después de eso, vienen los cheesecake -de los que sí tienen una asombrosa oferta-, que a mi parecer no justifican los s/.15 o s/.17 soles que cobran: Son pequeños, horneados y un poco… básicos.

Sin embargo, no hay que restarle mérito a las bebidas. Su jugo de piña estaba fresco, dulce y bastante rico. Mi chocolate caliente estaba en el punto exacto entre amargo y dulce, pues me encanta cuando preparan esta bebida con chocolate amargo, y en verdad quedaba muy, muy bien.

En cuanto a la comida, yo soy de la idea de que un tamal no tiene pierde. Es delicioso, es sencillo, es una comida tan familiar que muchas veces lo pasas de largo en la carta. ¿Qué tal estaba? No era el mejor que he probado en mi vida, pero como dije, es prácticamente imposible que un tamal esté malo.

La empanada de mi novio, por otro lado…

Masa seca, por ahí ya empezamos con el pie izquierdo. Parecía que había estado guardada varios días. Relleno escaso. La comparamos con las empanadas del Tambo (que son EXCELENTES) y no había ni punto de discusión. Encima, la del Tambo es más barata.

En cuanto a la atención, regular. Ni buena ni mala. Quizá porque era domingo en la noche y querían que nos fuéramos, quizá porque los dos meseros no estaban en su mejor momento.

En síntesis:

Productos: 6.5/10

Atención: 6/10

Instagrameable: 8/10

Cumple con las tres Bs: 6/10

Otros datos importantes:

Se ubica en la calle Diez Canseco 347. El rango de precios va entre los s/.4 las empanadas y s/.17 soles los cheesecake. Las bebidas oscilan también entre un rango de s/.5 y s/.12 soles. Tienen menú de almuerzo, que es un punto a favor.